¨al que vive y permanece para siempre”



Download 229.6 Kb.
bet2/18
Sana10.09.2017
Hajmi229.6 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

EL NOMBRE DE LA IGLESIA

EN AMBOS, ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO
Desde el tiempo del Éxodo de las doce tribus de Israel de la esclavitud en Egipto al advenimiento de nuestro Salvador, la Iglesia fue llamada Israel, término que tuvo su origen en la experiencia de Jacob en su lucha con el ángel.
La Iglesia en el desierto fue organizada con los doce Patriarcas, uno a la cabeza de cada una de las doce tribus (Números 10) y luego el Sanedrín, formada por los Setenta ancianos (Éxodo 24:1), (Números 11:16). Esta forma de organización y gobierno de la Iglesia, permaneció hasta el tiempo de Cristo. El nombre de Israel fue también el nombre aplicado a este pueblo.
El profeta Isaías, hablando de eventos concernientes a la Iglesia dice: “Entonces verán las gentes tu justicia, y todos los reyes tu gloria; y te será puesto un nombre nuevo, que la boca de Jehová nombrará.” (Isaías 62:2). Esta profecía fue cumplida cuando los gentiles fueron recibidos en el favor de Dios; contemplando su justicia y recibiendo su favor mediante nuestro Señor Ieshuah.
La iglesia vino a ser llamada “de un nombre nuevo” que la boca del Señor quiso llamar. Esto también fue completado cuando el Señor dio el nuevo nombre a la Iglesia, el que se registra doce veces en el Nuevo Testamento: “La Iglesia de Dios”.
En la plegaria del Salvador poco antes de llegar al Calvario, dijo: “...Padre Santo, a los que me has dado, guárdalos por tu nombre, para que sean una cosa, como también nosotros.” Juan 17:11.
Que la profecía de Isaías fue cumplida en el cambio de nombre de Israel a Iglesia de Dios, se puede ver más adelante, leyendo Hechos 20:28 “Por tanto mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual ganó por su sangre.”
En 1ª. Corintios 1:2 Pablo se dirige a la Iglesia de Corinto como sigue: “A la Iglesia de Dios que está en Corinto”. En ninguna parte podemos encontrar hablando de la Iglesia Católica; no obstante ellos proclaman ser la Iglesia que el Señor dejó establecida.
El pueblo seguidor del Señor Ieshuah, sacado de ambos, judíos, y Gentiles (1ª. Corintios 10:32) y llamada la Iglesia de Dios, jamás fueron precursores de la Iglesia romana, como tratan de definirlo en la historia. Más adelante lo probaremos en esta obra.
Encontramos a Pablo tratando de la Iglesia, en el año 59 D.C. de la manera siguiente: “Porque de la manera que el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, empero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un cuerpo, así también Cristo.” 1ª. Corintios 12:12. De allí porqué la Iglesia ha existido como un solo cuerpo hasta este tiempo; y la palabra dice más adelante, que cuando un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él.
Cinco años más tarde, en el 64 D.C. Pablo dice: “Yo doblo mis rodillas al Padre del Señor Ieshuah-Cristo, de quien la familia entera, en el cielo y en la tierra es nombrada”.

CAPÍTULO 3

EL DRAGÓN Y LA BESTIA HACEN GUERRA CONTRA LA IGLESIA
“Y fue vista otra señal en el cielo: y he aquí un grande dragón bermejo, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas. Y ella parió un hijo varón, el cual había de regir todas las gentes con vara de hierro: y su hijo fue arrebatado para Dios y a su trono. Y cuando vio el dragón que él había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había parido al hijo varón.” Apoc. 12:3, 5, 13.
Es necesario que investiguemos cuidadosamente este extraño símbolo, introducido en conexión con la historia de la Iglesia, por ser éste el poder en donde principia el largo período de persecuciones religiosas, durante el cual miles de seguidores verdaderos del Señor, dieron sus vidas por la verdadera fe.
En el versículo 6 leemos: “Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar aparejado de Dios, para que allí la mantengan mil doscientos y sesenta días.” En el versículo 14 también leemos: “Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande águila, para que de la presencia de la serpiente volase al desierto, a su lugar, donde es mantenida por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.”
Es evidente que estos dos versículos dados, establecen el mismo período de tiempo profético, convergen al tiempo de la permanencia de la Iglesia en el desierto mientras era perseguida por la bestia.
La Frase: “Tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo” en el versículo 14, deben ser por tanto los 1260 días, como lo establece el versículo 6; ampliémoslo más: tiempo: es la antigua palabra que indica un año; tiempos: significa dos años, y medio tiempo: la mitad de un año. Son por lo tanto 360 días que tiene el año profético, dos años serán 370 días; y la mitad de un tiempo son 180 días que sumados nos dan exactamente 1260 días o años proféticos.
El Señor nos dice que la profecía no es de particular interpretación, por lo que debemos obtener una información Divina como el significado de todos los misteriosos símbolos encontrados en la visión profética. Daniel contempló cuatro bestias saliendo del mar, diferentes la una de la otra, y cada una jugando una parte importante en los negocios de este mundo.
El ángel vino a él y le hizo saber su significado en la forma siguiente: “Estas bestias, las cuales son cuatro, cuatro reyes que se levantarán en la tierra... y la cuarta bestia será el cuarto reino sobre la tierra” (Daniel 7:17-23). En consecuencia no damos cabida a una interpretación particular sobre esa materia sagrada, cuando identificamos la bestia perseguidora de la Iglesia como el imperio romano.
Estas cuatro bestias, dijo el ángel, eran cuatro reyes que se levantarían en la tierra y que la cuarta era el cuarto reino. Como la visión principia con Nabucodonosor, rey de Babilonia (Daniel 2:7). La primera bestia representará por lo tanto, a ese rey y a su reino. La segunda bestia en su orden, al que sucedería a Babilonia, es decir, a los Medos y Persas. La tercera parecida al leopardo, simboliza al reino de Grecia, del cual ampliamente da fe la historia del imperio de Alejandro el Grande. La cuarta bestia, son diez cuernos claramente representando al Imperio Romano, así por orden la historia confirma que aquel cuarto poder perseguidor de la Iglesia del Señor, no fue otro que ese cuarto reino de Roma.
Así tenemos plenamente identificado al poder perseguidor de la Iglesia, así lo encontramos en la profecía tanto del antiguo como del Nuevo Testamento, que nos dicen la misma historia. En este capítulo (Daniel 7:25) está dicho que la bestia haría guerra contra los santos, y que prevalecería contra ellos por “tiempo, tiempos y la división de un tiempo”. Esta es la misma expresión usada, con relación a la BESTIA que se para delante de la mujer, en Apoc. 2 en donde dice: 1260 días. Compare los versículos 6 y 14 de este capítulo.
En el capítulo 7 de Daniel, los diez cuernos de la bestia está dicho que son 10 reinos (versículo 24) y en el otro que surgiría dentro de ellos, que derriba a tres de los diez cuernos y hace guerra a los Santos del Dios Altísimo. Esta guerra fue la cuarta en el orden, el Imperio Romano fue también el cuarto reino, y en consecuencia esa bestia corresponde con el reino romano. La bestia tenía 10 cuernos y el ángel dijo que esos 10 cuernos eran 10 reinos. La historia nos dice que el imperio romano fue dividido, y allí están diez reyes nombrados en las divisiones.
¡Cuan maravilloso como la historia responde al llamado de la profecía!. Un cuerno pequeño vino de entre los diez y derribó a tres de esos reyes e hizo guerra a los santos de Dios. La historia nos dice del PAPADO, la Iglesia católica romana con su gobierno papal y que surgió durante el gobierno de los diez reyes en Roma y derribando a la Iglesia, teniendo que huir los verdaderos seguidores de Ieshuah al desierto. Ellos encontraron refugio en las montañas, selvas y cavernas en la tierra.
En Ezequiel 4:5-6 se nos dice tomemos un día por un año para calcular el tiempo de los períodos proféticos, y estas figuras salen con maravillosa precisión y exactitud, como la historia encuentra a la profecía. La cuarta bestia, mientras llevaba al cuerno pequeño, persiguió exactamente a la Iglesia en forma continua por 1260. Tres de los diez cuernos (reyes) fueron arrancados por este cuerno pequeño que representa al poder PAPAL.
Los derribados son BURGUNDIOS, VÁNDALOS y OSTROGODOS, el último de estos tres cuernos fue arrancado en el año 538 D.C. cuando el período de los 1260 años evidentemente dio comienzo. Fue precisamente este año cuando JUSTINIANO escribió la famosa carta al PAPA de Roma en la que ofrecía la UNIÓN DE LA IGLESIA Y EL ESTADO.
Esa propuesta de Justiniano fue aceptada. Consecuentemente ese año (538 D.C.) la mujer ramera del capítulo 17 de Revelación montó la bestia y fue también ese año cuando la verdadera Iglesia de Dios huyó al desierto. Este mismo año profético cubre la habitación de ella allí. También cubre el período de poder y regencia de la bestia. En consecuencia como ella vino al desierto en el año 538 y había de permanecer allí por 1260 años, esto nos lleva al año 1798, cuando Napoleón envió al general BERTHIER en la conquista de Roma y la ciudad fue tomada, el Papa tomado prisionero y confinado al exilio en donde 3 años más tarde moría. El estandarte fue del protestantismo enarbolado en las calles de Roma y la unión de la Iglesia con el Estado, disuelta a través de Europa. Mientras estos eventos nos traen al final del período profético, vemos a la historia responder maravillosamente al llamado de la profecía, es también digno de notar que en particular en este tiempo fue escrita la constitución de los Estados Unidos, garantizando a los perseguidos seguidores del Señor Jesucristo un refugio, dándoles la inmunidad y libertad de conciencia, la cual en derecho poseían de acuerdo a las enseñanzas del Señor Jesucristo el Cristo.
Como la Iglesia huyó al desierto en el año 538 D.C. y el Señor declara que la mantendría 1260 años, es una prueba definitiva que la Iglesia vivió, funcionó y permaneció hasta el año 1798. No sería posible para el dueño de un rebaño de ganado, tomar para ellos pastura y alimentarlos allí por seis meses durante la estación del verano, a menos que el rebaño haya existido y vivido por ese período de tiempo.
Ni sería posible para el Señor llevar a la Iglesia lejos en el desierto y alimentarla por 1260 años, a menos que haya vivido y existido durante ese lapso de tiempo. La hermosa historia de la Iglesia, por lo tanto es definitivamente trazado de los días de Jesucristo, a través de los sagrados escritos hasta este evento memorable del año 1798, y por eso más adelante está dicho de la Iglesia y su experiencia en el desierto cuando la tierra ayudó a la mujer. (Apoc. 12:16). Como previamente se ha establecido, que una nación había nacido y que fue el sitio de refugio para aquellos perseguidores del Mesías.
En la constitución de esta nación: la libertad fue garantizada. Fue así como llegaron a los Estados Unidos de América, refugiados desde Europa y pudieron adorar a Dios de acuerdo a los dictados de sus conciencias.
Estos principios de libertad religiosa, pronto se esparcieron por el mundo, por cuya razón “la tierra ayudó a la mujer” nuevamente la historia se encuentra con la profecía. La Iglesia sale del desierto y se regocija en su libertad religiosa; mientras por ella, la verdadera luz del evangelio principia a ser llevada a cada nación, reinado, tribu, pueblo y lengua.
CAPÍTULO 4

DEL AÑO 33 AL PRIMER SIGLO D.C.

LA IGLESIA APOSTÓLICA
Una historia de la verdadera Iglesia de Dios, no podía ser escrita sin antes tomar en consideración la vida y trabajo de destacados líderes de la edad evangélica, es decir, los apóstoles: Pablo, Pedro y Juan por quienes y bajo su dirección fueron escritos en su mayor parte, el Nuevo Testamento, y su riqueza de la Iglesia, en su avance durante el primer siglo, siendo modelada desde entonces para siglos futuros.
El Apóstol Pablo:
El Apóstol Pablo, quien después de su conversión, él mismo se aisló en el desierto de Arabia, no mezclándose con la Iglesia por tres años (Gálatas 1:17-19). Convino al gigante intelectual de los días apostólicos y sus escritos, abarcar mucho de la historia temprana de la Iglesia antes del año 66 D.C. Cuando extirparon los tres años y Saulo (Pablo) volvió a Jerusalem, regresó a la Iglesia en Antioquia, siendo su nombre aún Saulo (Hechos 13:1). Su ordenación y preparación para su apostolado, fue realizado en la forma usual, por la imposición de manos y oración; después de esa ceremonia, el nombre se le cambió por el de Pablo y se le concedió el título de apóstol (Hechos 13:1-9; Hechos 14:14).
Aunque había sido llamado milagrosamente por el Señor en el camino de Damasco, su preparación cubrió un período similar de tres años como los otros apóstoles. Así mismo su ordenación fue observada conforme a la práctica del Nuevo Testamento. El capítulo 13 del Libro de los Hechos, ya citado, nos da una breve narración del principio, en el que fue recibido su apostolado, con lo cual evidentemente llenó la vacante dejada por el apóstol Santiago, el apóstol que registra el capítulo 12:1-2 del mismo libro de los Hechos.
En sus últimos años, el apóstol Pablo agotó más tiempo en la preparación de las Iglesias, contra la gran apostasía futura, que en llevar su trabajo más lejos. Él contempló en visión que esa apostasía surgiría en el oeste, por eso fue que él agotó años trabajando para asegurar las iglesias gentiles de Europa a las Iglesias de Judea.
Los judíos cristianos tenían atrás de los gentiles 1,500 años de preparación, a través de los siglos, Dios pudo así amoldar la mente de los judíos a la idea del pecado; de una invisible cabeza Divina, de hombres de condición seria, y de la necesidad de un redentor Divino. Pero a través de estos mismos siglos, el mundo gentil estuvo hundido profundo muy hondo en la frivolidad del paganismo y corrupción. Es digno de notar esto; que el apóstol Pablo escribió de esto en todas sus epístolas a las Iglesias de los gentiles, en Corinto, Roma, Filipos, etc..., Él, casi no escribió a los Judíos cristianos sus cartas, por eso fue el gran peso del terminar de sus días, y que consistió en anclar las Iglesias gentiles de Europa con las Iglesias cristianas de Judea.
En realidad fue esto para asegurar ese fin, y por el cual también perdió su vida.
Wildinson, Our Authorized Bible Vindicates, Pag. 13, 14
Fue así como el apóstol Pablo usó a las Iglesias cristianas de Dios, en las tierras de Judea, como un ejemplo, un dechado por el cual las iglesias gentiles fueron edificadas. Les dijo a los Tesalonicenses: “Porque vosotros hermanos, habéis sido imitadores de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido también vosotros las mismas cosas de los de vuestra propia nación como también los judíos” (1ª. Tesalonicenses 2:14).
He aquí que en todos los escritos del apóstol Pablo, podemos encontrar cómo enseñó a los cristianos en las Iglesias gentiles, tanto en Roma, Corinto, Galacia, Tesalónica, o en cualquier otro lugar ¿Por qué? Sin duda alguna esto fue porque ellos no fueron guiados adecuadamente mientras aquellas iglesias en Judea fueron llenas de judíos cristianos, fueron organizados, gobernadas adecuadamente después de la ordenación del Maestro, fueron correctamente doctrinados.
Pablo hizo lo mejor para mantener su amistas y alianza con la iglesia de Jerusalem, poniéndose así mismo correctamente con ellos, viajó a Jerusalem, cuando los campos del Oeste se abrían frescos y llenos de perspectivas para él. Por este propósito, se sometió a varios días de sujeción, permaneciendo en el templo, y los resultados vindicaron su determinación.
STOKES, The acts of the Apostles, Vol. 11 Pag. 439

SIMÓN CEFAS (PEDRO) EL APÓSTOL


“Pedro fue el hijo de cierto Jonás, y fue, de acuerdo con Juan 1:44 un nativo de Betsaida, aunque más tarde le convino hacerse ciudadano de Capernaún, en donde tuvo una casa con su hermano Andrés, se enganchó en el negocio de la pesca, asociándose con Zebedeo y sus dos hijos, Santiago y Juan. Fue casado y aunque no fue acaudalado, Simón, fue un hombre de alguna propiedad y no un grosero e ignorante trabajador.
En su niñez, él fue enseñado, como lo fueron muchos otros niños judíos a leer las Escrituras hebreas, aún cuando en el sentido rabínico, no fue instruido (Hechos 4:13).
Entre aquellos que se congregaban a escuchar a Juan el Bautista, fueron Simón y su hermano Andrés, un índice de interés en las esperanzas religiosas de los tiempos. Las palabras de Juan hicieron tal impresión, que devotos estos hermanos se hicieron discípulos (al menos temporalmente). Poco después Andrés encuentra a Jesús y al mismo tiempo buscó a su hermano Simón y le trajo al Señor, siéndole entonces anunciada su futura carrera, al decirle que sería llamado CEFAS de el ARAM. Después continuando con el Señor, por un tiempo les pareció tener que volver a su acostumbrada ocupación.
Hasta donde estuvo Pedro con Jesús durante el período cubierto por Juan en los capítulos 2 al 4 es incierto. Cuando el Señor abrió su Ministerio Público en Galilea, Él llamó a los hermanos a un discipulado más permanente (Marcos 1:16-20). Para este llamado y previos conocimientos de Jesús, los capacitó, y esto fue a base de entusiasmo y sacrificio propio; dejándolo todo, le siguieron.
Hasta aquí, como quiera que sea, Pedro fue uno, solamente de muchos a quienes el Señor atrajo a sí mismo, durante los primeros meses de su trabajo en Galilea. Este fue para Simón, un período de prueba. Él fue sincero, aunque frecuentemente desatinado, discípulo.
Mientras él tuvo mucho que aprender, estuvo siempre dispuesto a ser enseñado y finalmente mostró mucho aprecio a la persona del Señor. Y enseñando que él fue escogido por Jesús para ser uno de los doce, seleccionado del gran cuerpo de discípulos, que llegaron a ser apóstoles íntimamente asociados con él para aprender de Él y después ser enviados fuera por Él para declarar su mensaje y llevar su obra (Marcos 3:14) “Con los hermanos Santiago y Juan, Pedro, formaron un grupo de tres con quienes el Señor fue más íntimo y con quienes se asoció en determinadas ocasiones, como en la transfiguración, en la oración en el jardín de Gethsemaní, los doce permanecieron resueltos, aún después cuando la popularidad de Jesús empezó a menguar, y fue Pedro quien expresó la convicción de ellos acerca del Señor respondiendo a tan importante asunto así: “Que en verdad Él era el Mesías” (Marcos 8:29; Mateo 16:16; Lucas 9:20; Juan 6:68).
Cuando el Señor Jesús fue arrestado, Pedro sacó su corta espada y golpeó en la oreja de un tal Marco, aunque después huyó a los otros cuando el Señor fue arrestado (Marcos 14:50). Él siguió con la chusma dentro de la ciudad y mediante la influencia de ser un desconocido, logró llegar hasta el palacio en donde el Señor fue llevado para el proceso. Fue aquí, en donde fue vituperado por una sirvienta, con un juramente él negó que conocía al Señor; vencido por la vergüenza, se salió fuera y lloró. Fue testigo de los sufrimientos de Jesús en la tarde aquella impresión fue aún más vívida. La desesperación que sobre su alma se asentaba cuando vio a su amado Maestro morir, no fue iluminada por la menor esperanza de resurrección.
Pero cuando las mujeres muy temprano, en la mañana del domingo, llevaron la noticia de una tumba abierta y vacía, Pedro y el otro discípulo corrieron a investigar. Ellos encontraron la tumba vacía y maravillados con su fe incipiente, ante la aparición de la mortaja ordenadamente entonces regresaron a donde estaban sus compañeros más tarde, durante el día, el Señor apareció le a Pedro el primero de los doce, a quien así mismo se presentó después de la pasión. Fue esto para Pedro como un nuevo nacimiento lleno con la viviente esperanza. Él estuvo presente en todas las entrevistas que el Señor tuvo con sus discípulos después de esta post-resurrección, y a él en particular, probablemente porque su negación, Jesús muy tierna y sugestivamente le volvió a confiar la apostólica misión, intimándola al mismo tiempo se negase a sí mismo y el sufrimiento que le traería consigo su carrera nueva.
“Pedro ahora tomó su participación en la dirección, como uno de los jefes de aquel pequeño grupo de discípulos, que fueron el núcleo de la Iglesia del Señor”. Arriba el tiempo de la persecución que siguió el martirio de Esteban, el nuevo movimiento fue confinado casi exclusivamente en Jerusalem, y fue Pedro quien asumió la guianza de los negocios, como director de los mismos, su asociado fue Juan.
Estas dos figuras prominentes en relación con los primeros conflictos con las autoridades en Jerusalem. Durante el martirio de Esteban, el movimiento cristiano tomó una más larga proporción, extendiéndose a través de Palestina y en los países vecinos, para un alcance seguro fue supervisado por los apóstoles.
Los Hechos conservan el registro de las dos visitas de Pedro en conexión con ese trabajo. El primero fue cuando él y Juan fueron enviados por los apóstoles a inspeccionar el trabajo evangelístico de Felipe en Samaria, el segundo fue dirigido hasta Jope (Hechos 9:32) por lo que fue llamado mediante una visión, confirmada con los mensajeros de Cornelio, un Centurión de Cesarea; siendo el primero que predicó el Evangelio a los gentiles. En esta casa, Pedro se encontró así mismo, haciendo lo que nunca había hecho, es decir, asociarse con los gentiles, reconociéndoles como a hermanos en Cristo, y comió con ellos.
“Algún tiempo después fue arrestado por orden de Herodes Agripa, con la mira de ejecutarlo al día siguiente. Pero Dios lo libró, pudiendo escapar y dejar Jerusalem inmediatamente, ¿A qué parte fue? No nos lo dice y por todo más amplio conocimiento del movimiento y actividades de Pedro, confiamos en alguna declaración accidental que registra el Nuevo Testamento, o en alguna noticia incierta de la literatura cristiana.
Desde la muerte de Herodes Agripa, en el año 44 D.C. los acontecimientos descritos en los Hechos capítulos del 1 al 12. En este caso, tales acontecimientos están arreglados en una secuencia cronológica y que deben cubrir un período de cerca de cincuenta años.
Podemos decir entonces que en ese espacio de tiempo, Pedro fue la figura más importante de la temprana Iglesia apostólica. Fue en este período de tres años, después de la conversión de Saulo, Pablo visitó Jerusalem para hablar con Pedro sobre este asunto, permaneciendo con él 15 días. Pablo deseaba tener aquella entrevista personal con Pedro, incidentalmente revela el lugar importante que aquella entrevista ocuparía más tarde en la Iglesia apostólica de aquel tiempo. Cerca de cinco años más tarde, Pedro estuvo presente en el concilio de Jerusalem y tomó lugar como dirigente en estas deliberaciones.
Por este tiempo él fue reconocido como el apóstol de la circuncisión (Gálatas 2:7) a través del cual Dios estuvo haciendo la obra eficazmente así como lo fue por medio de Pablo para la incircuncisión, esto es para el mundo gentil. Esta expresión sugiere que esa actividad era del completo agrado de Pedro, largamente misionero en carácter y a los judíos de la dispersión así como lo fue a los gentiles. Por esta razón Pedro estuvo en Jerusalem probablemente sólo en ocasiones después de su escapada de Herodes Agripa en el año 44 D.C.
Aprendemos más adelante, en Gálatas 2:11-14 que en Antioquia, inmediatamente después del concilio del año 49, antes que Pablo se situara afuera en su segundo viaje misionero, o al cerrar esa jornada cuando Pablo fue a Antioquia por un tiempo, Hechos 18:23. Pedro fue severamente reprochado por Pablo por su debilidad complaciente a los emisarios del estricto judaísmo, enviados de Jerusalem, y se apartaba de la familiar compañía de los gentiles incircuncisos miembros de la Iglesia.
Del resto de la carrera de Pedro, nos encontramos en la mayor ignorancia. Él apareció para tener continuo su trabajo misionero. La temprana tradición cristiana vuelve sus ojos hacia él, como el primer obispo de Antioquia, pero lo hacen erróneamente; pues es muy cierto que no fue él quien organizó aquella grande Iglesia. Otras antiguas tradiciones hablan de su labor en Asia Menor, especialmente en la región cercana al mar negro. Marcos estuvo con el apóstol (sirviéndole como intérprete) y reuniendo el material (en parte para su evangelio, también Silvano quien aparece como escribiendo la epístola (1ª. Pedro 5:12-15). A New estándar Bible Dictionary.

Download 229.6 Kb.

Do'stlaringiz bilan baham:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18




Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©hozir.org 2020
ma'muriyatiga murojaat qiling

    Bosh sahifa
davlat universiteti
ta’lim vazirligi
O’zbekiston respublikasi
maxsus ta’lim
zbekiston respublikasi
o’rta maxsus
davlat pedagogika
axborot texnologiyalari
nomidagi toshkent
pedagogika instituti
texnologiyalari universiteti
navoiy nomidagi
samarqand davlat
guruh talabasi
ta’limi vazirligi
nomidagi samarqand
toshkent axborot
toshkent davlat
haqida tushuncha
Darsning maqsadi
xorazmiy nomidagi
Toshkent davlat
vazirligi toshkent
tashkil etish
Alisher navoiy
Ўзбекистон республикаси
rivojlantirish vazirligi
matematika fakulteti
pedagogika universiteti
таълим вазирлиги
sinflar uchun
Nizomiy nomidagi
tibbiyot akademiyasi
maxsus ta'lim
ta'lim vazirligi
махсус таълим
bilan ishlash
o’rta ta’lim
fanlar fakulteti
Referat mavzu
Navoiy davlat
umumiy o’rta
haqida umumiy
Buxoro davlat
fanining predmeti
fizika matematika
universiteti fizika
malakasini oshirish
kommunikatsiyalarini rivojlantirish
davlat sharqshunoslik
jizzax davlat