¨al que vive y permanece para siempre”



Download 229.6 Kb.
bet12/18
Sana10.09.2017
Hajmi229.6 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   18

LA NECESIDAD SUPLIDA
Cuantas veces, en tiempo de desastre, ha mostrado Dios su vigilante cuidado impresionando por medio de agentes desconocidos para que actúen como sus mensajeros a uno de sus hijos en necesidad. Andren Duncan de Escocia, estuvo de regente en el colegio de San Leonardo. El fue en un tiempo confinado a Francia por causa de sus convicciones religiosas y ahora en los días de 1621 como un Ministro en Crail, él fue desterrado del reino de Escocia por Nonconformista. El vino con su familia sobre las orillas inglesas a Berwick.
Ellos fueron reducidos a tan gran penalidad, una noche en particular, los niños pedían pan, y no habían quien se los diera, ellos lloraban con profunda tristeza, la madre de la misma manera era deprimida de espíritu en gran manera.
El mismo Ministro tuvo algunas veces el recurso de la oración, y en intervalos se esforzaba por alentar a su esposa a no perder la esperanza; y suplicar a los niños, y por último consiguió llevarlos a la cama; pero ella continuó lamentándose fuertemente.
El la exhortó a esperar pacientemente en Dios quien en aquellos momentos los estaba probando, pero quien indudablemente les proveería; y agregó que si el Señor hiciera llover pan del cielo, ellos no lo querrían.
Esta confianza fue la más notable, por cuanto ellos no tenían amigos, ni conocidos en aquel lugar a quienes pudieran dar a conocer su terrible situación por la que atravesaban.
Y no obstante a eso, a la mañana siguiente un hombre trajo un saco de provisiones y vino, sin decirles de dónde venía, aunque les rogó que recibieran las provisiones. Cuando el padre abrió el saco, encontró una bolsa con 20 libras escocesas (dinero) dos hogazas de pan, una bolsa de harina, otra de cebada y muchas otras provisiones; y habiéndoselo traído todo a su esposa le dijo: Mira a qué buen Maestro yo sirvo. Scots Worthies, P. 279.
Otra vez cuando la señora de Duncan encontrándose enferma y grandemente apenada en su necesidad, y no sabiendo hacia dónde dirigirse vino una dama, una gentil señora, de quien los antiguos registros dicen, de manera evidente, viniendo a suplir sus necesidades y a confortándola suministrándoles ella misma el auxilio tan urgentemente necesitado, pues se trataba de traer un nuevo bebe a la familia.
El mensajero de la misericordia lo permitió entonces, yéndose y sin manifestar su identidad, o siquiera la forma en que ella tuviera conocimiento de aquella necesidad para suministrar el susodicho auxilio. Andrew Duncan nos hace ver solamente a través de este relato su testimonio en cuanto al cuidado que Dios tiene de sus hijos en la hora del desastre.
El antiguo escritor Wodrow, historiador del tiempo de los convenios dice de James Hamilton, ministro de Edimburgo, quien fue despojado y reducido a una muy grande estrechés en Mortaunhall.
Cierta noche, su esposa, su familia y él se encontraron sin más alimentos que los hurgados en esa última cena y no obstante él mantuvo su confianza en Dios. Aquella noche Sir James Steuart, de Gutters, quien vivía no lejos de él, pero que ignoraba completamente su presente estrechés, dijo a su esposa cuando esta ya se había acostado, que él sentía una angustia en su manera acerca del Sr. Hamilton, de seguro se encontraba en algún apuro, e hizo que su señora se levantara de su cama y diera órdenes a sus sirvientes que muy pronto nada más al amanecer, llevaran una carga de provisiones a Mortounhall, de conformidad con lo cual así acordado se hizo, y esto llegó de la manera más oportuna. Analecta Vol. 1, p. 91.
Así fueron los hombres que caminaron sus colinas, fuertes en el amor y en el temor de Dios, arrastrando a través de una larga hora oscura, parecido al artificio y furor del poder. Struthers.
Quienes puedan seguir la historia de esos hombres y mujeres, quienes testificaron en medio de la prueba, en aquellos tristes tiempos, de errores y crueles persecuciones de una religión reforzada por el estado, y no reconocida otra vez la poderosa mano de la Providencia, estrechados frente a horas de extremidad y necesidad humana. De la misma manera en tiempos apacibles pudo la misma mano querida guiarnos. Sobre páramo y pantano, sobre peñasco, hasta la noche es ida. The Intervening Hand.
El Nuevo Mundo fue abierto a la emigración de Europa para colonización, y los perseguidos santos, conocidos por nombres diferentes en la historia, huyeron hacia América por un cielo de seguridad. Los peregrinos, los puritanos, los Cuaqueros, fueron esparcidos entre ellos la verdadera Iglesia de Dios, y llevó con ellos a las playas del Nuevo Mundo la Fe que una vez fue confiada a los santos y preservada por sus antepasados por el precio de su sangre en los desiertos de Europa.
Las Iglesias en las Naciones de Europa fueron literalmente destruidas en el siglo, y la historia de ellos como Iglesias, puede seguramente decirse haber cesado, con muy pocas y notables excepciones, las cuales trataremos de considerar bajo el título de “La Iglesia de Dios en las Islas Británicas”.
Jones dice de la exterminación de las Iglesias Valdenses en el Piamonte: He pretendido dar la historia de las Iglesias del Piamonte y otros lugares comúnmente designados como Valdenses y Albigenses, no en lo individual; y como lo he considerado a estas Iglesias al haber sido totalmente esparcidas y destruidas mediante una serie de persecuciones que terminaron en el año 1686, he considerado así mismo haber traído el sujeto a su legítimo cierre. Jone´s Church History Preface, Pág. 9, Ed. 1837.
El lector notará con interés el cierre de la notable historia concerniente a este pueblo. Cómo, por causa de las amargas persecuciones en Europa la Iglesia fue totalmente diseminada y esparcida, hasta por él considerada en su objetivo, legítimamente cerrado. Esta persecución continuó en este año de 1600, y fue durante el tiempo de este mismo período que los peregrinos vinieron a América para escapar de la persecución y cuando de acuerdo a la Revelación de Jesús, Capítulo 12:16 “Que la tierra ayudó a la mujer” la iglesia. Esto fue América la tierra de la libertad religiosa, que el pueblo conocido para el mundo como Waldenses, Puritanos, Anabaptistas, Lollards, etc..., fueron huyendo de la persecución y quienes en general fueron conocidos por la descripción escritural del nombre, La Iglesia de Dios.
CÓMO EL SEÑOR MANTUVO Y PROTEGIÓ A LA IGLESIA
Ahora relataremos algo de las maravillosas manifestaciones de Dios interviniendo como el Omnipotente poderoso en protección de su verdadero pueblo guardador fiel de sus mandamientos, en los tiempos de peligro y desastre.
Los Nonconformistas fueron tenido como tales por el hecho de no estar conformes a la Iglesia Episcopal, la que ya en ese tiempo fue reconocida como la Iglesia del estado en Inglaterra. Estos Nonconformistas, fueron un pueblo que se mantuvo por la Palabra de Dios en su pureza con los Mandamientos de Dios y la Fe de Jesucristo en su credo. Numerosos testimonios por doquiera nos dicen que su fidelidad tanto al nombre como a la verdadera fe de la Iglesia de Dios.
CÓMO ESCAPÓ MATTEW WARREN
Mattew Warren, fue un escolar de Oxford, Inglaterra. Siendo un Ministro de los Nonconformistas, fue visto frecuentemente y cuando se le silenció como Ministro, fue un devoto educador de los jóvenes para el ministerio, Calamy informa:
En una ocasión él fue notable y providencialmente librado. Vino una extraña impresión a la mente de su esposa, que si él no se mudaba de su residencia en donde se encontraba retirado de su hogar él hubiera sido indudablemente tomado prisionero. Conforme aquel presentimiento, ella envió un mensajero con una carta, rogándole encarecidamente que fuera al hogar pero en ese mismo tiempo, o de lo contrario él ya no podría volver a verla.
El, imaginándose que se trataba de alguna indisposición de ella, y no el temor de algún peligro para él fuera la causa de la urgencia de su esposa, inmediatamente tomó permiso de sus amigos, y volvió rápidamente a su hogar. Pero aún no iba lejos de la casa cuando en una cuesta volvió a ver y desde allí vio la casa rodeada de personas que iban en busca de él. Nonconformistas Memorial, Vol, p. 350.
LA EXPERIENCIA DE JOHN NOFWORTHY
John Nofworthy, fue también un hombre de Oxford quien vivía en Deveshire. Siendo lanzado afuera por Nonconformistas, él fue cazado de prisión en prisión por persecuciones oficiales. Calamy dice: El fue reducido en varias ocasiones a gran desastre, más el así mismo se daba valor en el Señor su Dios, y exhortaba a su esposa a que hiciera lo mismo. Una vez, cuando él y su familia habían desayunado, y no tenían para proveerse de más alimento, su esposa lamentó su condición y dijo: ¿qué voy a hacer ahora con mis pobres hijos?
Él la persuadió a que saliera a un paseo con él, y mirando un pajarillo le dijo: Toma nota como ese pájaro que se asienta y gorjea, aún no podemos decir si ha desayunado o no, y si lo ha, sabemos si tendrá para la comida. De allí que puede ser un festín, no debemos desconfiar de la Providencia de Dios, ¿qué acaso no somos mejores que muchos pajarillos?. Id. Vol. I. P. 381.
Antes que llegara la hora del almuerzo, seguro a los predicadores de fe, suficientes provisiones para las necesidades diarias fueron enviadas a ellos por una fuente desconocida.
HANSERD KNOLLYS EN LONDRES
Estad contentos con las cosas que tenéis; pues Él ha dicho que no te desamparará nunca, ni te dejará. Hebreos 13:5.
Esta promesa fue sustentada y librada a Hanserd Knollys, uno de los más eminentes de los primeros ingleses disidentes; en un tiempo cuando él y su familia estuvieron en peligro. El incidente aquí relatado tuvo lugar en Londres, después de su regreso de América a donde él huyó por un tiempo para escapar de la prisión. No obstante, estuvo en el entredicho de las autoridades, y el Ministerio de la Palabra fue atendido con peligro, fue en la liberación de la crisis que vino a la Faminial, como él descendió la promesa de Dios.
Knollys dice: Me encontraba pobre morando en un cajón por vivienda, y no teniendo nada más que seis peniques e ignorando cómo proveer a mi esposa y a mi niño. Habiendo orado a Dios y alentado a mi esposa confiar en Él, y al recordar experiencias pasadas y especialmente a la palabra de la promesa: Yo nunca te desampararé ni te dejaré, pagué la habitación y salí fuera no sabiendo a qué parte la buena mano de Dios me conduciría, para recibir algo tocante a mi presente subsistencia.
Cerca de siete y ocho puertas después de mi habitación, una mujer me encontró en la calle y me dijo que ella venía a buscarme, y que su esposo la enviaba a decirme que allí había una habitación provista y preparada en su casa, por unos amigos cristianos, para mí y mi esposa. Le dije de mi presente condición y me fui con ella a la casa. Allí me dio ella veinte chelines que el Dr. Bostck, una víctima más tarde, le había dado para mí y alguna ropa blanca para mi esposa la cual recibí y dije a su esposo: traeré a mi esposa e hijos y habitaremos allí.
Regresé con un gran regocijo y mi esposa fue grandemente afectada con aquel oportuno y adecuado auxilio. Después de haber dado nuevamente graveadas todas las cosas necesarias y todos nuestro gastos pagados para quince semanas. Divine Government by Higgens. (Gobierno Divino, por Higgens).
UN NIÑO EL AGENTE DE LIBERACIÓN
En el tiempo cuando los ministros de Inglaterra iban siendo ejecutados por Nonconformistas con las Iglesias del Estado, 1662, un Mr. Rogers fue expulsado de su iglesia. El vivía cerca de un magistrado perseguidor Sir Richard Craddok. Siendo muy encarnizado con los disidentes este magistrado colocó espías que vigilaran a Mr. Rogers y se agradó en gran manera de poder hacer que él predicara en un lugar a él cercano. El predicador y algunos de sus amigos que atendieron al servicio fueron condenados a prisión. El magistrado estaba en otro cuarto esperando fuera los papeles.
Sir Richard tenía una nievecita, quien encontró a Mr. Rogers siendo acariciada por él. Era una niña voluntariosa así como histéricamente impaciente a refrenarse al ser injuriada, empuñaba un cuchillo, al ser contradicha. Por esta causa a través del temor que ella pudiera hacer algo violento, Sir Richard había dado órdenes que pudiera ella dársele libertad para que siguiera sus propios caminos en toda forma. Ella vino y tuvo noticia que su amigo estaba en la prisión.
El relato, como lo encontramos en Calamy´s Nonconformist Memorial. Continúa: Ella corrió inmediatamente a la cámara en donde su abuelo estaba y tocó con su cabeza y tacones hasta que entró y dijo: ¿Qué es lo que va usted a hacer con mi buen y viejo caballero aquí en el vestíbulo?.
Esto es nada que te incumba, le dijo su abuelo: ve y ocúpate de tus negocios. Pero no lo haré dijo ella, él me ha dicho que usted va a enviarlo a él y a sus amigos al presidio, pero si usted lo envía, yo misma me ahogaré en la laguna, tan pronto como ellos se vayan, de veras que lo haré. Cuando él vio que la niña estaba determinada, él se dio por vencido y penetró en el vestíbulo con el auto de prisión en la mano y dijo: Aquí tengo hecho el auto de prisión para enviarlos a todos a la cárcel, pero ante la petición de mi nieta, les pongo a todos en libertad.
Ellos entonces se inclinaron agradeciéndole, Mr. Rogers se dirigió a la niña y poniéndole la mano sobre su cabecita le dijo: Dios te bendiga, mi querida niña, pueda la bendición de ese Dios cuya causa hoy defiendes, no obstante y aunque a él no conoces, sea sobre ti en la vida, hasta la muerte y aún hasta la eternidad.
Muchos años después de estos cuando hubo muerto Mr. Rogers, su hijo Timothy Rogers, conocido como el autor de un libro melancólico religioso, fue a visitar el hogar de la señora Tooley de Londres, una dama famosa en aquel día por su hospitalidad a los obreros religiosos. Aquí le contó la historia de la liberación de su padre. La señora Tooley le escuchó con gran interés y dijo: ¿Y es usted hijo de aquel Mr. Rogers? Sí señora, contestó.
Bien, dijo ella, tan largo como yo tengo conocimiento con usted yo nunca antes supe esto, y ahora le diré también algo que usted no supo antes. Yo soy aquella pequeña niña que su padre bendijo, aquello produjo en mi una impresión que no he podido olvidar.
Entonces ella dijo su historia, ella tuvo heredad del Estado, de su padre y como una jovencita tuvo y pudo seguir en todas las comodidades del mundo y sus alegrías, pero ella no encontró allí satisfacción. En la antigua villa romana de Bath en el oeste de Inglaterra a donde ella visitó durante las primaveras por descanso y salud, un viejo doctor llegó a ella con la promesa de leerle el Nuevo Testamento para su salud, lo cual hizo en ella lo más molesto. Regresó a Londres de donde había venido.
Una noche ella tuvo un sueño, en el que se vio en un lugar de culto, y fue muy impresionada, y así se lo dijo a su dama de compañía al ir en busca de aquella iglesia que había visto en el sueño.
El domingo por la mañana principió por recorrer y pasar por un número de iglesias. Por último llegaron a la callejuela llamada Old Jewry off Cheapside, y vio a un grupo de gente yendo como a la Iglesia.
El relato continuó, se mezcló entre ellos y ellos la llevaron a la casa de reunión en el antiguo Jewry tan pronto como ella hubo entrado en la puerta y vio en su derredor, se volvió hacia su compañera y le dijo:
Verdaderamente este es el sitio que vi en mi sueño, no esperó mucho tiempo hasta que Mr. Shower, ministro del lugar, vino y subió al púlpito; tan pronto como ella le vio, dijo: Este es el hombre que he visto en mi sueño, el mismo es; y si cada parte de esto es verdad, él tomó para su texto “Vuelve a mi descanso, Oh alma mía”. Cuando él se levantó para orar, ella fue toda atención y cada frase llegaba a su corazón. Luego él tomó para su disertación aquel mismo pasaje: Vuelve a su descanso, oh alma mía, y allí Dios la encontró de manera salvadora; y al final ella ganó lo que tan largamente veía lejos, descansando su alma atribulada. Vol. I, pág. 381, Nonconformist´s Memorial (Memorial de los Nonconformistas).
COMO EL DR. STENNET ESCAPÓ DE PRUEBA DE CULPABILIDAD
Dr. Edward Stennet, fue un Ministro nonconformista, en aquellos tiempos de la reprensión nonconformista, él fue también un médico con cuya profesión, él sostuvo a su familia. Su hijo Joseph Stennet llegó a ser un muy conocido predicador de Londres. De la publicación “Work of Joseph Stennet” (Obra de José Stennet) (Londres 1732). Algún escritor de los prefacios, da cuenta del Dr. Edward Stennet, quien estuvo un tiempo considerable en la prisión por causa de “Conciencia y Religión”.
Mientras habló de sus sufrimientos dice este escritor: No me parece inoportuno preservar un acontecimiento de una liberación muy extraordinaria que él tuvo, cuyo relato escuché de su hijo. Este acontecimiento es el siguiente:
El habita en el castillo de Wallinford, un lugar donde no se podía garantizar la entrada ni de manera violenta, solamente por medio de un jefe de justicia, y la casa fue así situada para que las asambleas pudieran realizarse, y cada parte de los cultos religiosos se efectuaron allí, sin el peligro de ningún auto de prisión, a menos que fueran admitidos delatores de la que cuidadosamente se previnieron. Fue así como por un largo tiempo él guardó unas constantes e ininterrumpidas reuniones en el salón de su casa.
Un caballero que fue en la comisión de la paz, y su vecino más cercano, siendo encolerizado ante la continuación de una asamblea de este género muy cerca de él, después de haber hecho algunos intentos infructuosos que fueran admitidos sus emisarios dentro de la casa en cuanto a una prueba enfurecido por su chasco, resolvió junto con el clérigo su vecino, proveerse de testigos sobornados.
Aclararon estos, asalariar algunas personas exprofesas a este propósito a que declarasen con juramento haber estado en esas reuniones y haber escuchado oraciones y predicaciones allí, aun cuando nunca hubieron estado en tales reuniones. La conducta del clérigo en esta ocasión, fue de lo más censurable, por el hecho de que aparentaba una gran amistad a Mr. Stennet, y estaba bajo una considerable obligación a él, teniendo frecuentemente necesidad de la asistencia profesional como médico para su familia sin ninguna recompensa.
Mr. Stennet se encontró ante el sumario dirigido en su contra en el decreto de conciliábulo, con fundamentos sobre el juramento de varios testigos y estando bien asegurado que nada, excepto el perjurio pudiera soportar, se resolvió atravesarlo y así hacerlo por consiguiente.
El tribunal tuvo lugar en Newbury; y cuando el tiempo se acercaba, allí estaba el gran triunfo en aquel suceso y que el caballero propuso a ellos mismos, cuando repentinamente la escena se cambió.
Vinieron noticias al magistrado, que su hijo quien últimamente él tenía radicado en Oxford, que se había ido con un jugador, de lo cual la importancia y la marcha para ir en su busca impidió que el juez continuara atendiendo aquella corte.
Aquel clérigo, pocos días después de aquel sumario se alardeaba mucho del servicio que había hecho a la Iglesia y a aquel vecindario mediante su persecución y mediante a su propia determinación ser para Nebury que les llevara el socorro, pero para sorpresa de muchos de designios se vieron frustrados por su muerte repentina. Uno de los testigos que vivía en Cromish, fue también interrumpido de seguir en aquel juicio a causa de un violento y triste desastre en el cual murió. Otro de ellos sufrió una caída de la que se quebró una pierna, quedando impedido.
En resumen de siete a ocho personas enganchados en estos malvados designios comparecieron pero solo uno fue capaz de comparecer, este fue un jardinero quien frecuentemente fue ocupado en su labor diaria por Mr. Stennet, pero nunca fue introducido en la casa, ni tampoco admitido en las asambleas religiosas que allí se efectuaban. Ellos pensaron hacer de él, y por haber sido un sirviente de la familia constituía una muy natural evidencia y lo mantuvieron amparado por varios días, para aquel propósito.
Pero cuando este hombre entró en razón, justamente cuando el tribunal se reunía, él mismo vino al pueblo exclamando contra sí mismo, por su ingratitud y perjurio, así también en contra de aquellos que lo habían contratado y absolutamente rehusó ir, de manera que cuando Mr. Stennet vino a Newbury, ni sus perseguidores ni los testigos comparecieron en su contra, por lo que fue absuelo de los cargos.
El Dr. Stennet, su hijo José y su nieto Samuel, todos fueron ministros nonconformistas, así mismo todos sabatarianos, observadores del séptimo día, José Stennet fue el autor muy usado. Majestuosa dulzura se entroniza en las sienes del Salvador.
Los Stennets fueron miembros de la Iglesia Sabbatariana de Millyard, en Londres. El también escribió el himno que se encuentra en muchas colecciones “Otros seis días son concluidos de trabajo, otros sábado es principiado; vuelve mi alma, recobíjate en su descanso, aprovecha el día que Dios ha bendecido”.
INTENTO MALVADO TOMADO EN BIEN
Nicolás Thoroughgood, un escolar de Cambridge, fue un comerciante y viajero, llegando a ser un ministro, él salió de la Iglesia del Estado con los otros 2,000 ministros nonconformistas y sufrió privaciones con ellos.
En su diario, dice Calamy, él registró una variedad de notables providencias en el curso de su vida, de lo que él toma con profunda gratitud. He aquí un relato de una de esas liberaciones, de un enemigo:
Cuando Mr. Throughgood, vino al lugar, él ofreció (se esforzó) matarlo, pero la pieza le falló y solo dio un fogonazo en la cazalota. La siguiente semana volvió a situarse en el mismo lugar con el mismo propósito. Cuando Mr. Throughgood vino y pasó por este sitio, el miserable intento de disparar otra vez, y nuevamente la pieza del arma volvió a fallar. Por lo que la conciencia le redarguyó de su perversidad, luego vino a él cayendo sobre sus rodillas y con lágrimas en sus ojos le relató todo por completo rogándole le perdonara. Aquella providencia fue del medio de su conversión y desde aquel tiempo vino a ser un serio, un buen hombre. Nonconformist´s Memorial by Calamy Vol. II, P. 76.
CONSUELO EN TIEMPO EXTREMO
Otra liberación de esos tiempos se encuentra narrada en un antiguo volumen “Life of Olver Heywood” por J. Fawcett. Leemos:
El ministro Oliver Neywood B.D. en un tiempo de gran persecución fue efectuada en Coley Chapel, cerca de Halifax, en Yorkshire. En 1664 vino por escrito una orden para aprehenderlo como una persona excomulgada, pero él no fue tomado. El actuó con toda precaución y prudencia en cuanto a evadir una larga prisión, manteniéndose así mismo lo más privado; y esto en el agrado de Dios para protegerlo de la búsqueda que de él hacían sus perseguidores.
En uno de aquellos momentos, estando privado de tener entradas, su familia se encontró en gran estrechez, su pequeña economía de dinero fue agotada totalmente, y las provisiones para la familia fueron enteramente terminadas. Matha, su fiel sirvienta quien no quiso abandonarlos a su Maestro y a su esposa en el desastre aún sufrió con ellos, pero ya no pudo prestarles más asistencia con sus pequeños ahorros. Mr. Heywood aún confiaba que Dios podía proveerles y aunque nada tenía pero la divina promesa lo mantenía, entonces él dijo: Cuando la ampolleta y el barril ambos se sequen, confiaremos en Dios aún más altamente.
Cuando los niños empezaron a impacentarse, Mr. Heywood llamó a su sirvienta y le dijo: Martha, toma una canasta y anda a Halifax, pregunta por Mr. No. el tendero de Northgate y dile qué deseo me preste cinco chelines, si él fuere tan bondadoso de darlos, cómpranos un poco de queso, algo de pan y algo más de las cositas que tú sabes necesitamos. Anda a hacer este mandado y vuelve tan pronto como se sea posible, porque los pobres niños empiezan a impacientarse por tener algo que comer. Que el Señor te proporcione tu buena ayuda, entretanto, nosotros le suplicaremos a Él quien alimenta a los cuerpos cuando lloran, y quien conoce de nuestras necesidades antes que nosotros se los digamos.
Marthe fue, pero cuando ella llegó a la casa sintió que el corazón le fallaba y ella pasó una y otra vez sin animarse a ir y dar el mandado. Mr. N. quien estaba parado en la puerta de la casa (en la tienda) llamola hacia él y le preguntó: ¿No es usted, la sirviente de Mr. Heywood? Cuando ella le contestó que en efecto ella era, él le dijo: Cuanto me alegra verla, pues algunos amigos me han dado cinco guineas, aproximadamente veinticinco dólares para su amo y justamente estaba pensando ahora cómo enviárselos. Martha rompió en llanto, y le dijo el mandado Mr. N. fue grandemente afectado con aquel relato, y le rogó que cuando volvieran a estar en un caso tal, llegara allí con él.
Ella lo más de prisa como le fue posible se procuró de las provisiones necesarias, y con un corazón aligerado de esas cargas corrió al hogar a contarles el acontecimiento de aquella su jornada.
Cuando ella tocó la puerta de sus amos, la que ahora se encontraba mejor asegurada con llave por el temor de el condestable y sus alguaciles, esta fue prestamente abierta. En cuanto entró los niños examinaron ansiosamente la canasta, la paciente madre limpió sus ojos, y el padre escuchando la narración de la sirvienta sonrió y dijo “El Señor aún no se ha olvidado de ser bondadoso, su palabra es Verdad desde el comienzo, aquellos que buscan al Señor, no les faltará ningún bien. Salmo 34:10.
Otra maravillosa experiencia es dicha de este verdadero siervo de Dios y fiel Ministro de la Iglesia de Dios; de su travesía por horas en el frío invierno, sin alimentos y sin dinero, sin conocer amigos, ni enemigos. Cuando él pidió de la mano Divina la dirección en este tiempo de perplejidad y vuelto de los reinos dejando suelta la rienda de su caballo para que este caminara hacia donde él quisiera, el animal cortó alejándose del camino principal, y fue por horas hasta que vino a una alquería a donde llegó directamente y sin vacilar al patio de la granja.
Les dijo a las personas de su necesidad y la de su caballo. Ellos le trataron amablemente y después de conocer que él era de Halifax, cautelosamente le preguntaron si él conocía a un hombre de ese lugar que se llamaba Heywood. Imagínese el gozo que sintió cuando descubrió que eran de la misma fe religiosa y fue tan feliz y así concertó reuniones de amigos quienes más tarde le auxiliaron para su camino.
La invisible mano Divina trajo a este Ministro al hogar de hermanos, muchas otras más milagrosas circunstancias que pueden ser manadas de las experiencias de este hombre de Dios.

Download 229.6 Kb.

Do'stlaringiz bilan baham:
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   18




Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©hozir.org 2020
ma'muriyatiga murojaat qiling

    Bosh sahifa
davlat universiteti
ta’lim vazirligi
O’zbekiston respublikasi
maxsus ta’lim
zbekiston respublikasi
davlat pedagogika
o’rta maxsus
axborot texnologiyalari
nomidagi toshkent
pedagogika instituti
texnologiyalari universiteti
navoiy nomidagi
samarqand davlat
guruh talabasi
ta’limi vazirligi
nomidagi samarqand
toshkent davlat
toshkent axborot
haqida tushuncha
Darsning maqsadi
xorazmiy nomidagi
Toshkent davlat
vazirligi toshkent
tashkil etish
Alisher navoiy
Ўзбекистон республикаси
rivojlantirish vazirligi
matematika fakulteti
pedagogika universiteti
таълим вазирлиги
sinflar uchun
Nizomiy nomidagi
tibbiyot akademiyasi
maxsus ta'lim
ta'lim vazirligi
махсус таълим
bilan ishlash
o’rta ta’lim
fanlar fakulteti
Referat mavzu
Navoiy davlat
haqida umumiy
umumiy o’rta
Buxoro davlat
fanining predmeti
fizika matematika
malakasini oshirish
universiteti fizika
kommunikatsiyalarini rivojlantirish
jizzax davlat
davlat sharqshunoslik